martes, 3 de abril de 2012

Niño o niña ¿Se puede elegir?

Es interesante. Cuando dices a la gente más cercana que vas a ser padre una de las cosas que primero te preguntan (además de como está la madre, por supuesto) es si va a ser niño o niña. Y tu a veces te preguntas

¿Ah, pero es que se podía elegir? ¿Dónde había que marcar la casilla "niño" o "niña"? 

Hasta hace poco el sexo del bebé era algo que nuestras madres conocían al mismo tiempo que el resto de la familia: en el parto. Sin embargo muchas parejas tienen una predilección sobre el sexo del hijo que esperan. Algunos sólo han pensado nombres para niña y otros ya han comprado el balón y la bici para el niño. Pero las probabilidades de que salga una cosa o la otra es 50/50. ¿O quizás no...?

Hoy vamos a retomar el tema de la inversión parental de manos de ese super-héroe de la psicología evolucionista que si lo dejasen sólo no dejaría nada más por escribir para los demás. Señoras y señores, con ustedes (de nuevo)...



Este abuelete, tan simpático él, es el que la lió gorda en el '71 con la inversión parental, pero en el '73, utilizando este mismo concepto (os recomiendo que para seguir este artículo os leáis el artículo anterior sobre inversión parental), se juntó con otro colega (en el sentido profesional de la palabra) y la lío parda de nuevo. El amigo de este tipo es Dan Willard y ese año escribieron un artículo que no llegaba a las 2 hojas y que ha generado miles de estudios para intentar contrastar si es cierto o no el desde entonces conocido como "la Hipótesis Trivers-Willard".

Si Trivers montó un gran revuelo con la inversión parental y el conflicto padres-hijos que hablábamos en el otro artículo, este iba también a lo más profundo de la naturaleza humana. 

¿Se puede elegir el sexo del bebe?

La hipótesis parte de 3 principios: 
  1. La condición de un hijo al final de la etapa de inversión parental (cuando se va de casa, vamos) tiene una relación directa con la condición de la madre DURANTE la inversión parental.
  2. La diferencia de condición entre jóvenes al finalizar la etapa de inversión parental tiende a alargarse hasta la edad adulta.
  3. En machos (en el caso de los humanos, hombres), una pequeña ventaja en la condición se transforma en una diferencia desproporcionada en el éxito reproductivo. 
¿Qué implica todo esto?

Pues que si eres un hombre y no tienes buena condición no te vas a comer una rosca, y te hubiera ido mejor siendo una mujer. Pero tu éxito reproductivo es también el éxito reproductivo de tus padres. Y como la condición que tengas depende de la condición de tu madre, y ella puede saber su propia condición... tu madre podría intervenir inclinando la balanza del 50/50 hacia un lado o hacia otro
  • En caso de tener una buena condición y tiene hijos, estos tendrán una buena condición y tendrá más nietos que si hubiese tenido hijas.
  • Si no tiene buena condición, es mejor que tenga hijas, ya que si sale niño no va a tener buena condición y no va a tener tantos nietos.
Pues con estas 3 simples reglas, crearon una avalancha de estudios y análisis para conseguir determinar si la hipótesis Trivers-Willard era correcta y qué marcadores utiliza una madre para decidir si tiene un niño o una niña. 

Esta elección se haría siempre de manera inconsciente y automática por medio de niveles de ciertas hormonas, nutrientes, etc. De esta forma, la madre favorecería la implantación o desecharía los óvulos femeninos o masculinos según fuese su condición. Pero... 

¿Cuáles son las pistas que utiliza la madre para inclinar la balanza?

Ha habido algunos hallazgos interesantes. Algunos a favor y otros en contra. Desde estudios que han conseguido una relación directa entre una explosión de niñas en la hambruna de China a finales de los años '50, hasta estudios que no han encontrado ninguna relación en hambrunas europeas.


Otros han encontrado relación entre la cantidad de testosterona del padre y un aumento en el número de niños. También el un mayor nivel de estrógenos en la parece inclinar la balanza hacia ese lado. Sin embargo, a más gonadotropina y progesterona (en la madre y en el padre), más posibilidad de tener una niña

¿Tienes un harén?

Pues en este mismo artículo comentan otro que descubrió que si haces que tus mujeres duerman juntas tendrás más hijos, pero si duermen cada una en su habitación tendrás más hijas.

Incluso entre los billonarios norteamericanos tienen más hijos que hijas a los que destinan más recursos y los que consiguen mayor éxito reproductivo. En la otra cara de la moneda, las familias de menor poder adquisitivo tienen más hijas que hijos

La relación no es mucha en la mayoría de los casos, pero si que existe (es significativa estadísticamente) y es capaz de inclinar la balanza en algunos casos. Esto encaja también con el conflicto madre-hijo que hablábamos en el otro artículo. Imagina que eres el cuerpo de la madre y tienes un feto macho pero sabes que siendo hembra va a tener más posibilidades. El cuerpo de la madre puede abortarlo porque otro futuro feto hembra tendrá más posibilidades de tener éxito reproductivo. 

Esto pasaba hasta hace 30 años, cuando aún no se podía saber el sexo del bebé. 

¿Pero y ahora que se puede saber antes de que nazca?

Ahora la historia es más macabra. En lugares como la India existen mafias ilegales que con un ecógrafo distinguen el sexo del bebé y dan la opción de abortar si es niña. Esta sería una forma consciente de la hipótesis Trivers-Willard. Al igual que en China donde también ha sido prohibido por las autoridades y donde hasta hace no mucho había un cupo de 1 hijo por pareja. Al igual que hablábamos en el artículo sobre el aborto, lo importante es poner las ayudas y seguridad de recursos suficiente como para que la madre no sienta la necesidad de interrumpir la inversión parental

Como vemos, un artículo de sólo 2 páginas ha dado (y seguirá dando) para muchos otros estudios que tratarán de encontrar o echar por tierra la hipótesis. 

Al final era todo un poco más complicado que 50/50...

ResearchBlogging.org Trivers RL, & Willard DE (1973). Natural selection of parental ability to vary the sex ratio of offspring. Science (New York, N.Y.), 179 (4068), 90-2 PMID: 4682135

2 comentarios:

  1. ¿Y cuales son los mecanismos moleculares por los que ocurre éste fenómeno?

    ResponderEliminar
  2. "Recent research on the role of glucose in reproductive functioning have shown that excess glucose favours the development of male blastocysts, providing a potential mechanism for sex-ratio variation in relation to maternal condition around conception. Furthermore, many of the conflicting results from studies on sex-ratio adjustment would be explained if glucose levels in utero during early cell division contributed to the determination of offspring sex ratios."

    Fuente: Cameron, E. Z. (2004). Facultative adjustment of mammalian sex ratios in support of the Trivers-Willard hypothesis: evidence for a mechanism. Proceedings of the Royal Society of London, Series B: Biological Sciences, 271(1549), 1723-1728.

    ResponderEliminar